miércoles, 16 de septiembre de 2009

CHANGELING


La historia ambientada en Los Angeles en 1928 está basada en un hecho real y narra la historia de una madre soltera, Mrs. Christine Collins (Angelina Jolie), que trabaja como supervisora en una central telefónica. Su hijo de 9 años llamado Walter es su razón de vida. Un día de marzo de 1928, descubre que Walter ha desaparecido de su casa mientras ella trabajaba. Ella llama a la policía y hace la denuncia, sin embargo, la policía muestra cierto desdén en atender su denuncia. Un capitán de policía llamado Jones (Jeffrey Donovan) se hace cargo del caso.
Cinco meses después, la policía local le entrega un niño (Devon Conti) que ella al verlo inmediatamente asegura que no es su hijo. Aunque el niño (sustituto) se hace llamar Walter Collins y la reconoce como su madre, ella lo niega. Mrs. Collins intenta hacer ver a la policía que ha cometido un error; pero Jones que ha montado todo un arreglo con la prensa para demostrar sus logros ve que la negativa de Mrs. Collins podría hacerlo pasar un buen bochorno y anula sus argumentos convenciéndola a la fuerza de que el niño encontrado es su verdadero hijo. Para convencerla intenta intimidarla aduciendo querer deslindar responsabilidades de madre y bajo amenaza la obliga a reconocer al muchacho.
Tanto su dentista como su maestra avalan la correcta apreciación de la madre, pero Jones se desespera y hace enviar a Mrs. Collins a un manicomio donde ella descubre los abusos de la policía con decenas de mujeres internadas que han tenido conflictos con la fuerza policial. Paralelamente, un policía en misión de capturar a un adolescente canadiense ilegal llamado Sanford Clark, llega a una granja en Wineville y lo arresta. El arrestado muestra un extraño comportamiento y docilidad.
El niño sin embargo trae una negra historia tras sí mismo y antes de ser expatriado confiesa que él ha ayudado a un asesino serial llamado Gordon Stewart Northcott (Jason Butler Harner) a asesinar niños en la granja de Wineville. Entre las probables víctimas está el verdadero Walter Collins lo que es comunicado a Jones.
Jones comete el error de su vida al instruir al agente que capturó al muchacho que no hable con nadie más y viaje con el muchacho a Los Angeles. El agente reflexiona sobre la extraña orden y decide desacatar a Jones investigando a fondo los hechos. Llega a la granja y al no encontrar a Gordon Stewart Northcott ordena al arrepentido muchacho a ubicar los restos. Gordon Stewart Northcott es capturado y niega todos los cargos de asesinato a pesar de las contundentes pruebas.
Entretanto, Mrs. Collins lucha por la busqueda incondicional de su hijo y mueve a muchas personas, como el reverendo Gustav A. Briegleb (John Malkovich), de la iglesia presbiteriana, muchos manifestantes conocedores de la historia de la desaparición de Walter Collins.
Con la ayuda gratuita de un abogado muy prestigioso. Christine Collins demanda al corrupto cuerpo policial y la Corte de California juzga y condena tanto Jones como su jefe el comandante Davis (Colm Feore) por grave negligencia. Además las mujeres del manicomio injustamente llevadas allí son liberadas por mandato judicial.
Por otro lado se lleva a cabo al mismo tiempo el juicio a Gordon Stewart Northcott por el asesinato de 20 niños en su granja de Wineville, el jurado dicta la orden de ejecutar a Gordon Stewart Northcott en la horca. Mrs. Collins y otros padres afectados por los asesinatos son testigos del ahorcamiento del asesino.
Posteriormente, cinco años más tarde, en las dependencias policiales aparece un niño, el niño había sido raptado por Gordon Stewart Northcott y había conseguido escapar del gallinero de la granja de Wineville junto a otros dos niños entre ellos Walter Collins, pero desconoce el porvenir que tuvieron sus compañeros de fuga ya que escaparon por caminos diferentes. Esto dá esperanzas a Crhistine Collins de que su hijo podría estar vivo aunque nunca lo hallará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada